Página principal

Breve Historia de la Gran Historia

El término "Big History" fue acuñado en 1989 por el historiador David Christian cuando comenzó un curso pionero de la Gran Historia enseñado en equipo en la Universidad Macquarie, Sydney, Australia. En la Universidad de Ámsterdam seguimos su ejemplo y establecimos  nuestro primer curso de gran historia en 1994.
 
Mientras exploraba la historia de la Gran Historia, pronto me tuve noticias de que en la misma época el historiador estadounidense John Mears había comenzado a enseñar, con un enfoque similar de la historia, en la Southern Methodist University. La aparición de Internet en la década de los años '90 permitió una exploración adicional de trabajos a nivel mundial, lo que llevó a una comprensión mucho más profunda de la Gran Historia, explicada con más detalle en el capítulo 1 del libro. Lo que sigue es un resumen de esa parte.
 
Todas las sociedades conocidas han contado historias sobre el pasado profundo. Al hacerlo, trataron de responder a sus grandes preguntas sobre cómo todo había llegado a ser como lo conocieron. Durante la mayor parte de la historia humana, una gran parte de estas historias se basaron en opiniones pre-científicas. En Europa, por ejemplo, desde la Edad Media hasta el siglo XIX se comenzaba con el mito de la creación, seguido por los acontecimientos de Mesopotamia, Egipto, Grecia, Roma y, desde entonces, hasta ahora.
 
En el siglo XIX la emergente geología dejó claro que la Tierra tenía que ser mucho más vieja que lo sugerido en el relato bíblico. Esto llevó al abandono de esa historia para pasar a las versiones académicas de la historia. El resto se mantuvo y evolucionó con el tiempo por primera vez en la trayectoria de la Civilización Occidental y más tarde también en la historia del mundo.
 
Durante la primera mitad del siglo XIX se hicieron intentos para formular puntos de vista que abarcaban toda la realidad basada en la ciencia, sobre todo por el naturalista prusiano Alexander von Humboldt y por el autor escocés Robert Chambers. El aumento de la especialización académica y el surgimiento de los estados nación durante la segunda mitad del siglo XIX llevó tanto al abandono de tales enfoques como al surgimiento de la historia académica moderna basada en fuentes literarias.
 
Al abandonar la historia bíblica de la creación, las grandes preguntas acerca de todo nuestro pasado también se echaron a un lado. En el siglo XX los astrónomos descubrieron una historia del universo, mientras que los científicos de la Tierra encontraron maneras de datar las rocas, lo que permitió la construcción de una línea temporal de la historia de nuestro planeta. En las décadas de los años '50 y '60 el astrónomo de Harvard Harlow Shapley y el científico de la NASA Robert Jastrow se dieron cuenta de que este nuevo conocimiento ofrecía la posibilidad de escribir historias originales basadas en la ciencia acerca de todo y que, al hacerlo, proporcionaban respuestas frescas a las preguntas sobre el gran origen de una manera científica moderna.
 
El primer curso conocido sobre Evolución Cósmica lo organizaron en la Universidad de Harvard en 1975 los astrofísicos George Field y Eric Chaisson. Este último se convertiría en uno de los pioneros de la evolución cósmica, también a causa de sus ideas teóricas innovadoras. El astrónomo francés-canadiense Hubert Reeves también debe ser considerado un pionero.
 
En el enfoque de la evolución cósmica la mayor parte del énfasis se pone en la historia del universo, mientras que la historia humana sólo representa una muy pequeña parte de la historia. En las décadas de los años '80 y '90, otros científicos escribieron relatos similares, con especial énfasis en sus propias disciplinas. Cuando en la década de los años '80 John Mears y David Christian conectaron estas historias científicas a otras más detalladas de la historia humana, nació la Gran Historia como un nuevo campo académico. Como resultado, las antiguas grandes historias que todo lo abarcan, volvieron de una forma académica nueva y rigurosa.
 
Ahora estamos aprendiendo que, al observar esas escalas muy grandes, patrones simples que antes permanecían ocultos, se hacen ahora visibles, mientras examinamos porciones más pequeñas del pasado. Este es uno de los descubrimientos más emocionantes e inesperados que se han hecho en la Gran Historia. Hoy en día sólo estamos comenzando a explorar más allá de estas tendencias. 
 
En 2008 el cofundador de Microsoft, Bill Gates, inició una colaboración con David Christian para construir un web site que ofrece todos los materiales que se necesitan para enseñar la Gran Historia en institutos de todo el mundo. Hoy en día, cientos de escuelas en diferentes países de todo el mundo participan en este programa.
 
Como parte de este desarrollo, la Asociación Internacional de Gran Historia (International Big History Association) se fundó en agosto de 2010 en el  Observatorio Geológico de Coldigioco, Italia.
ghi_001004001.jpg
¿Cómo usar este libro?
Modelos de curso
Logros y objetivos de aprendizaje
Herramientas de enseñanza
Tareas (Pequeñas Grandes Historias)
Respuestas a preguntas frecuentes de los alumnos (FAQs)
Preguntas que van más allá del libro
Modelos de examen
Enseñando
la gran historia
Comentarios
Gran Historia Universidad de Oviedo
Bill Bryson: Una Breve Historia de Casi Todo
International Big History Association
Un. of Amsterdam big history
Cosmic Evolution
Big History Project
Chronozoom
Libro: Teaching Big History
Otros recursos